ROMANCILLO DEL EBRO

ROMANCILLO DEL EBRO

La Virgen del Pilar llora
y el Ebro lo va diciendo.
Que todo se le ha perdido
caminito del recuerdo.
Que España está detenida
entre las flores del sueño,
soñando dormida y fresca
en el corazón del viento.
Tan sólo queda una cierta
gresca de penas y besos
contra la blanca columna
de la fe de nuestro pueblo.
Por eso llora la Virgen
y el Ebro lo va diciendo…

Por el mar de la esperanza,
en la barquilla del tiempo,
viene la Virgen María,
góndola de amor, al remo.
La Virgen del Pilar rema
con el corazón al viento
y, al ritmo de su latido,
despiertan todos los pueblos.
y, ¡qué bien se abre la rosa
de España a los cuatro vientos!
Parece como si un río
de catedrales y pueblos
llevase sus aguas a
desembocar en el Ebro.
Por eso ríe la Virgen
y el Ebro lo va diciendo…

Salamanca, 1958
Enrique Mangana López, CM