A PROPÓSITO DE CAMINOS

Hay un camino que podemos recorrer aun sin salir de casa. Es el

CAMINO DE LA PERFECCIÓN

Breve comentario sobre la proyección de la Carta del Papa Francisco con motivo de la Celebración del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús CEDIMIS Chiclayo, 25/02/2015

Uno de los Poemas más significativos del premio nobel Juan Ramón Jiménez es este: “No la toquen ya más que así es la rosa”

Quiero decir con esto que todo comentario de la Exposición de la cartita del Papa estaría,está demás.

Quiero decir con esto que todo comentario de la Exposición de la cartita del Papa estaría,está demás.

Pero como trata de caminos vamos a caminar un poco.

Todos los caminos tienen un propósito, se proyectan y construyen con una finalidad. Siempre se hacen y/o se siguen por algún motivo. Sean largos o cortos, anchos o estrechos, monótonos o divertidos. Siempre tienen un sentido. Hay algunos que sobre un monte o cerro, parecen la firma de un pintor.

En el orden espiritual, hay un sinfín de caminos, pero eso sí no todos tienen un buen final. Hay caminos que nos conducen a Dios, al Bien y hay caminos que nos conducen al mal. De estos últimos, líbranos, Señor!

A Dios gracias en la vida hay muchos caminos y muchas cosas, instituciones, personas y pueblos que se llaman camino. Algunos son estrepitosamente famosos como el Camino de Santiago, y el Camino del Inca. Famosos ¿verdad? Con el nombre de camino pueden encontrar ustedes divisiones administrativas, personas, hallazgos científicos –camino óptico, camino navegador- mas de media docena de películas, libros, etc., etc., etceterísima. No digamos nada de cantos y poemas, a cada cual mas hermoso

“Todos los caminos van a Roma”

            “Yo voy soñando caminos de la tarde….

            “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

            “Caminaré en presencia del Señor”

            “Los caminos de este mundo nos conducen hasta Dios”

            “Estos caminos han extraviado su mapa”

            “Los caminos de la vida no son los que yo esperaba”

Por eso es bueno tratar de discernir antes de emprender el viaje. Para el discernimiento tenemos cualquier cantidad de ayudas.  La Sagrada Escritura nos muestra el camino verdadero. Ella misma es el camino, un camino real. En sus páginas encontramos el camino que nos conviene que no es precisamente un camino ancho que lleva a la perdición sino el camino estrecho, el de la cruz, que nos lleva –como unos pocos no saben- a la gloria. Por otra parte,  el santoral cristiano nos ofrece miles de caminos hechos a la medida de nuestras fuerzas y de nuestras situaciones o realidades. Cada santo es un camino señalado en el plano de la Iglesia que debemos consultar.

Por eso es bueno tratar de discernir antes de emprender el viaje. Para el discernimiento tenemos cualquier cantidad de ayudas.  La Sagrada Escritura nos muestra el camino verdadero. Ella misma es el camino, un camino real. En sus páginas encontramos el camino que nos conviene que no es precisamente un camino ancho que lleva a la perdición sino el camino estrecho, el de la cruz, que nos lleva –como unos pocos no saben- a la gloria. Por otra parte,  el santoral cristiano nos ofrece miles de caminos hechos a la medida de nuestras fuerzas y de nuestras situaciones o realidades. Cada santo es un camino señalado en el plano de la Iglesia que debemos consultar.

Esto que estamos haciendo ahora es también un camino. Un camino para decirles a Ustedes que Santa Teresa de Jesús –de Cepeda y Ahumada y/o de Avila, puso cuatro señales o medios o caminos, en su Camino de Perfección: el camino de la alegría, el camino de la oración, el camino de la fraternidady el camino del propio tiempo. ¿Tiempo?

YA ES TIEMPO DE CAMINAR!

Estas palabras de santa Teresa de Ávila, a punto de morir, son la síntesis de su vida y se convierten para nosotros… en una preciosa herencia a conservar y enriquecer. A todos les digo: y este es mi mensaje:

“¡Ya es tiempo de caminar, andando por los caminos de la alegría, de la oración, de la fraternidad y del tiempo vivido como gracia!”

Recorramos los caminos de la vida, de la mano de santa Teresa. Sus huellas nos conducen siempre a Jesús. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. A caminar se ha dicho!

Enrique Mangana López, C.M.